El padre Jozo es un franciscano croata que nació en el seno de una familia numerosa en Uzarice, el 19 de marzo de 1941. Realizó sus estudios en Sarajevo, Lubjana y en Graz (Austria) e inició su carrera franciscana en 1962. Fue ordenado sacerdote en 1967. Destacamos su carácter emprendedor y profundamente místico.
Estaba destinado en Medjugorje cuando empezaron las apariciones. Al principio pensó que los niños mentían. Después de varias entrevistas por separado con los videntes, se refugió en la oración para intentar esclarecer la verdad. Un día en la parroquia junto a los videntes él también vió a la Virgen, entonces creyó.
Por su profunda vinculación y firme defensa de las apariciones de María, Reina de la Paz, en Medjugorje, fue enviado a la cárcel por el régimen comunista entre 1981 y 1982.
Su carisma evangelizador y su celo apostólico, amén de su profunda espiritualidad, le ha convertido en una de las voces más autorizadas sobre las apariciones de la Virgen en Medjugorje difundiendo al mundo entero los mensajes de Amor, Paz y Reconciliación manifestados por la Virgen. El mismo papa Juan Pablo II le agradeció su apostolado por Medjugorje.
Actualmente vive retirado en un convento de la isla de Badija.

Ver su historia completa

SU OBRA

aDurante la guerra étnico-religiosa de los Balcanes que enfrentó a bosnios, serbios ycroatas, pudo escucharse con claridad una voz que clamó auxilio mientras centenares de miles de bombas se abatían sobre pueblos y ciudades que en cuatro años matarían a un cuarto de millón de personas.
Era el pedido de colaboración de Jozo Zovko desde el monasterio de Siroki Brijeg enclavado en el terreno áspero de Bosnia-Herzegovina para atender a los hijos que cada día quedaban huérfanos. Así fue como, en el segundo año de la brutal guerra que asoló la región desde 1991 hasta 1995, fundó junto con un grupo de personas la Asociación Internacional de Padrinos de los Niños de Bosnia-Herzegovina.
Hoy la "International Godparenthood Asociation to Herceg Bosnian Children Association" tiene más de 4 mil niños registrados, la mayoría de los cuales está sostenida económica y espiritualmente por personas que asumen el padrinazgo hasta que cumplan los 18 años o finalicen su formación universitaria.
aDesde Suiza, Alemania, Canadá, Australia, Estados Unidos, Italia, Dinamarca, Holanda, Irlanda, Inglaterra, Italia y Austria, los protectores aceptan "cuidarlos, ocuparse y rezar por ellos" además de que muchos protagonizan encuentros emotivos con sus ahijados en las vacaciones estivales en la Isla de Jakljan también conocida como la Isla de la Paz. Este proyecto de asistencia social es exitoso porque, como reconoce Zovko, construye a través de la "sanación de las heridas del alma y no está basado sólo en los hechos o en la voluntad humana, ni tampoco en la fuerza del dinero". Además los padrinos, los que ayudan, también sanan porque "probablemente reciben mucho más de lo que dan ya que el amor es mucho más fuerte que cualquier otra fuerza".