07/07/2012 - Organizan una fiesta para ayudar económicamente a los que peregrinan a Medjugorje

FESTIMEX se celebrará el próximo sábado 7 de julio en Madrid, y quiere llevar gente al encuentro de 60.000 jóvenes en Medjugorje.

Hace ahora 31 años que la Virgen María se apareció a seis niños en una pequeña aldea de Bosnia y Herzegovina. Más de un millón de peregrinos al año la visitan desde entonces, como cuenta Jesús García en MEDJUGORJE, su opera prima, publicada por
LibrosLibres en 2009.

El próximo sábado 7 de julio, la Fundación TEPEYAC organiza FESTIMEX, una fiesta solidaria diferente, tanto por su temática mexicana como por sus objetivos: ayudar económicamente a personas que quieren ir a Medjugorje, pero que no pueden costearse el viaje.

Entrevistamos a Rafa Lozano, director de la fundación, para que nos explique los pormenores de “MEDJUJOVEN”, la peregrinación que organiza cada verano desde TEPEYAC, y la particularidad de FESTIMEX, una fiesta que, según sus palabras, puede ser “un empujoncito hacia el Cielo...”.

- ¿Qué es “MEDJUJOVEN”?
- Así es como llamamos a la peregrinación a Medjugorje que organizamos cada verano. Es un viaje de “comer mal y dormir poco”, pues recorremos en autobús los 2500 km que hay desde Madrid hasta allí, dormimos en camping durante el trayecto y comemos de latas y bocadillos.
Salimos de Madrid la mañana del 28 de julio y llegamos a Medjugorje para el Festival Internacional de la Juventud, que cada verano reúne, durante la primera semana de agosto, a más de 60.000 jóvenes en un espectacular encuentro de oración, testimonios y alegría cristiana, de la mano de la “Gospa” -así llaman allí a la Virgen María- y con un protagonista que nos une a todos: Cristo.

De regreso, nos lo tomamos con más calma y aprovechamos para visitar distintos santuarios y centros de espiritualidad: San Giovanni Rotondo, Lanciano, Asís, La Salette, Avignon, Lourdes, La Aguilera...

Es una forma diferente de peregrinar: el viaje de ida te prepara física e interiormente; tres días y medio de “desierto” hacen que uno llegue allí habiendo tomado el tiempo y la distancia necesarios con respecto a la demoledora rutina diaria. Los días de estancia en
Medjugorje son como estar en el Tabor; eso lo sabe cualquiera que haya ido. Pero la primera semana de agosto es especial, al menos para mí: compartir la fe con tantos miles de jóvenes, venidos de más de ochenta países, es una experiencia emocionante, que te llena de
esperanza en medio de un mundo tan herido.

- ¿Cómo nació la idea?
- En el verano de 2006 peregriné allí por primera vez. Fue una bendita locura: cuatro ‘chalaos’ en una furgoneta industrial, conduciendo del tirón. Pero mereció la pena, sin duda alguna, porque ese viaje cambió mi vida.

Yo, que me consideraba un buen cristiano, descubrí eso que el Papa define como “el encuentro con una Persona”. Por fin me dejé encontrar por Dios. Y su Amor me atrapó para siempre. De regreso a casa, tres cosas me acompañaron en mi mochila de peregrino: La primera, que la televisión dejara de ser el centro de mi casa, de mi familia. La tiré a la basura y en su lugar puse un altarcito, entronizando a la Virgen.

Desde aquel día, rezamos más en familia, leemos más, hablamos más nuestros hijos juegan más y mejor... ¡no la
echamos nada en falta!

La segunda cosa que me traje de Medjugorje fue en respuesta a la llamada de Nuestra Madre, que nos invita a formar grupos de oración, rezando el Rosario en comunidad y con el corazón, no a Ella, sino con Ella. Creamos el grupo y cada lunes a las nueve de la noche,
nuestra casa se convierte en un pequeño Cenáculo, al que vienen a rezar con nosotros cada días más personas. Sin saberlo, convertíamos nuestra familia en una pequeña semilla de la Nueva Evangelización.

La tercera: tenía que llevar a Medjugorje a mis seres queridos: mi esposa, mis hijos, mis amigos... todos debían conocer aquello. De modo que me lié la manta a la cabeza y al año siguiente llevé una peregrinación en autobús con unos cuantos jóvenes, un par de familias y
un puñado de monjas y frailes guadalupanos.

Así, sin querer, nació MEDJUJOVEN. Y cada año repetimos. Primero fue un bus, luego dos... y este año vamos por tres.

- ¿Tiene ayuda o lo hace usted sólo?
- A veces, Dios te deja claro lo que tienes que hacer, pero no te dice cómo. Pero su Providencia hizo 2009 “apareció en escena” Jesús Pascual, un joven ingeniero que tuvo un fuerte llamado a involucrarse en esta aventura; desde entonces, él es el alma mater de
MEDJUJOVEN
. Era necesario que una persona ordenada, metódica y previsora, metiera
mano en la organización para que la cosa fuera viable.

Jesús es quien trabaja en la sombra, de forma eficaz, para que todos los peregrinos disfruten del mínimo detalle; es quien gestiona la complicada logística que requiere una aventura de estas dimensiones.

Cada año que pasa, además, se suman más personas a la organización de MEDJUJOVEN, poniendo su indispensable y oculto granito de arena. El amor conque lo hacen, da todavía más valor a la peregrinación. Hay mucho que hacer: buscar campings, responder cientos de llamadas, redactar y editar la guía del peregrino, atender el correo, organizar la fiesta benéfica...

- ¿Fiesta, qué fiesta?
- ¡Claro, lo olvidaba...! Uno de los motivos de ir por carretera es el económico: la fórmula MEDJUJOVEN transforma una cara peregrinación en unas fantásticas y asequibles vacaciones en familia. Aun así, muchas personas no pueden afrontar el coste total, por lo
que decidimos tratar de conseguir becas para quien de verdad lo necesita, de modo que nadie deje de acudir a la llamada de la Madre en Medjugorje por cuestiones económicas. Y desde hace tres años, organizamos el FESTIMED, una estupenda fiesta veraniega, cuyos
beneficios se destinan íntegramente a becas. Hasta hoy, unos cincuenta peregrinos han podido ser ayudados por estas becas.

Este 2012, hemos hecho un pequeño cambio: FESTIMED será FESTIMEX, una fiesta temática mexicana, en la que uniremos Guadalupe y Medjugorje, dos maravillosos acontecimientos marianos separados por 500 años, llenos de similitudes, como por ejemplo, el hecho de que
la ‘Gospa’ exprese a menudo su preocupación por la Familia... y justo una Familia aparezca en la retina de la Guadalupana.

Como cada año, los voluntarios de la Fundación TEPEYAC trabajan para propiciar el mejor ambiente, en el que disfrutaremos con Mariachis en vivo, baile, juegos, concursos y un montón de sorpresas, animados por una querida amiga con un rostro muy popular: la periodista Inmaculada Galván, presentadora de TV, que hace dos años ya nos acompañó a Medjugorje con toda su familia.

- Estamos acostumbrados a fiestas benéficas para ayudar a las personas en lo material, pero esto...
- Decía Juan Pablo II que la mayor crisis del hombre en la actualidad es que NO SABE QUIÉN ES. Esa es la razón de ser de la Fundación TEPEYAC: ayudar a cada ser humano a descubrir quién es realmente, a comprender qué significa ser persona, a conocerse y a reconocerse en el otro a través de la lógica del amor: ese ‘ser don de uno mismo’ al que todos estamos llamados, bien sea en el matrimonio, bien en la vida consagrada. Cuando uno descubre el PARA QUÉ de su vida, cuando uno asume que es amado por el propio Dios...

Desde TEPEYAC trabajamos “en 3D”, enfocando la integración de los tres dinamismos de la naturaleza humana: lo corpóreo, lo psico-afectivo y lo espiritual. Ofrecemos planes de formación, generamos eventos y nos apoyamos en medios audiovisuales; herramientas en
definitiva, para que el hombre pueda ser feliz. Y hay una de estas herramientas que supone “un atajo” para este itinerario que cada persona debe recorrer: se llama MEDJUGORJE.

Como me decía hace poco un amigo, “... allí tienes la oportunidad de ver todo tu ser, desnudo, reflejado en un espejo y sin nada que te moleste alrededor. Yo lo hice y no me gustó nada lo que vi; por eso, me decidí a cambiar mi vida...” Y la cambió, igual que muchos de los que van.
Estoy convencido de que no sólo es necesario dar cobijo o un plato de comida a quien lo necesita, sino que la comunión y la solidaridad también debemos demostrarla ofreciendo a otros el tesoro que a nosotros nos ha sido dado; debemos alimentar el cuerpo, sí, pero también el alma. Por eso, parte de nuestro ‘carisma’, si se le puede llamar así, es hacer posibles esos encuentros con Dios en los que la recompensa puede ser... ¡la vida eterna! Y
durante estos años he visto, se lo aseguro, auténticos milagros en la vida de un buen número
de personas.

- ¿Cuánto cuesta becar a un peregrino? ¿Cómo puede colaborar quién quiera hacerlo?
- Lo primero es decir que cuando la Virgen María llama a una persona, si “se deja”, Ella se las apaña para que vaya. Eso lo viví en mis propias carnes y lo veo en otros cada año.

MEDJUJOVEN no sólo no es una fuente de ingresos, sino que es deficitario. El coste de cada peregrino es de 700 euros; teniendo en cuenta que son dieciséis días de peregrinación, sale una media de 43,75 euros diarios, es decir, un precio de risa. Nuestra intención ha sido y es
poder becar íntegramente a los sacerdotes, a las religiosas y toda persona que realmente lo necesite: familias numerosas, jóvenes, desempleados...

Cualquier persona que quiera colaborar económicamente, puede hacerlo ingresando su
aportación en el Banco Santander, cuenta corriente nº 0049 0262 07 2410353520.

Los donativos de personas físicas se benefician de un 25% de desgravación fiscal, y las empresas o instituciones, un 35%. Pero más allá del incentivo fiscal, está el agradecimiento y la oración de quienes son ayudados: conozco a personas que lo fueron hace ya unos años y que siguen rezando, a diario, por sus mecenas ocultos.

Por otra parte, todo el que quiera acudir a FESTIMEX y pasar una magnífica velada haciendo algo muy bueno, debe recordar que la fiesta tendrá lugar en el Paseo de la Finca nº 2, en Somosaguas (Pozuelo)el sábado 7 de julio a partir de las 20 horas.

Fuente: www.religionenlibertad.com