15 de enero de 2006 Queridos hijos de Medjugorje, ¡Alabados sean Jesús y María!

1- Comenzamos el año 2006, ¡el del 25° Aniversario! A todos cuantos leen este Report les deseo un muy buen año, y que le permitan a Dios realizar en sus vidas la totalidad de su bello plan de amor! ¡Que esto valga también para mí! Me confío a sus oraciones. ¡Se los agradezco!

Nuestra bella tradición de recibir un santo protector para el año nos ha sorprendido nuevamente cuando, el 1° de enero, le pedimos a Dios que nos revelara cuál santo había elegido para ayudar a los “Hijos de Medjugorje” (Children of Medjugorje) (ver PS1). En el Report del 15 de diciembre, hemos publicado el testimonio de Carolina que consiguió conservar su bebé a pesar de la presión que había recibido para que abortara. Fueron muchos los que se unieron a nuestra propuesta, rezando la novena al Niño Jesús en favor de los niños rechazados y maltratados de 1000 modos diversos. Y ahora, el Cielo nos sorprende enviándonos a santa Juana Beratta Molla, una santa italiana contemporánea, ¡precisamente patrona de las madres en dificultad! Ella sabía que moriría al nacer su bebé y que la única manera de permanecer viva era abortándolo. Siendo médica, conocía perfectamente el tema. Prefirió perder su propia vida antes que matar al hijo que llevaba en sus entrañas. Fue canonizada el 16 de mayo de 2004, y ¡es por tanto una de las últimas hijas espirituales de nuestro querido Juan Pablo II! Ese día, se encontraban presentes su marido y sus 4 hijos, uno de los cuales, el niño del milagro. Su fiesta es el 28 de abril. Para nosotros, es un signo de la Providencia, un llamado a proteger la vida de todas las maneras posibles, a interceder por las madres ayudándolas con la oración y la acción (ver PS 2)

2- Cuando nos decidimos a tomar en serio a los santos, éstos nos ayudan de manera sorprendente. Una de nuestras hermanas recibió este año al Padre Pío como protector. Se alegró mucho cuando otra hermana le contó lo siguiente: su madre, Ana, a quien conozco bien, contrajo una enfermedad muscular que le provocaba constantes dolores. Su cuerpo se iba deformando y cada vez podía hacer menos cosas. Por otra parte, el hecho de ser una carga para los demás la afectaba anímicamente. Parecía estar crucificada en vida y nada lograba calmar sus dolores. Un día, se encontraba sola en su casa, acosada por negras ideas. No pudiendo tolerar más el sufrimiento, con los nervios a flor de piel, decidió poner fin a su vida. En aquel entonces, ya el Padre Pío era muy conocido y Ana había recibido una estampita suya. Exclamó en alta voz: “Padre Pío, socórreme!” Al punto, vio que el picaporte de la puerta de entrada se movía y que la puerta se abría muy suavemente. Al principio sintió miedo, pues no veía a nadie. ¡Una mano invisible abría la puerta! Pero, muy pronto sintió que la habitación era penetrada por oleadas de paz. En su corazón Ana percibía la presencia de alquien. Esa paz era tan intensa que la inundaba totalmente, ¡nadaba en ella! Al cabo de pocos instantes, su ánimo había dado un vuelco radical, y Ana testimonió que a partir de ese momento, pudo vivir su sufrimiento de manera completamente diferente, sin amargura ni desesperación sino en la paz y el ofrecimiento. Nunca más se le cruzó la idea de quitarse la vida. Creo que muchos suicidios podrían evitarse si tuviéramos la buena idea de recurrir a los grandes santos para pedirles vengan en nuestro auxilio!

Una hermosa gracia nos fue concedida aquí el día de Año Nuevo por santa Teresita del Niño Jesús. Un grupo de peregrinos húngaros había venido en autobús, conducido por dos choferes. Invitaron a un sacerdote italiano, el P. Graziano, a su pensión para que les hablara y que les hiciera sacar los santos para el 2006, ya que había venido con una canasta con los nombres de los santos. Uno de los choferes, que nunca participaba de las actividades religiosas del grupo, se sintió repentinamente impulsado a ir hacia el sacerdote y cayó de rodillas frente a él. A pesar de su físico imponente, comenzó a sollozar como un niño. El sacerdote llevaba una reliquia muy especial de Teresita entre su ropa. Esta reliquia venía de Rusia y ya había sido el desencadenante de numerosos milagros. El hombre se sentía atraído por esa reliquia que sin embargo estaba oculta. No podía alejarse de ella. De improviso comenzó a relatar su vida al sacerdote, (con ayuda de un traductor, ya que el sacerdote no hablaba húngaro), le contó que vivía constantemente angustiado y que quería curarse. La visión de sus crímenes pasados lo perseguía continuamente. Su conciencia lo torturaba, pues noche y día vivía en la angustia viendo desfilar a todas las personas que él había matado bajo el régimen comunista, ejecutando órdenes superiores. Había perdido el sueño por completo y vivía desde hacía tiempo en una desesperación constante. Se creía rechazado por Dios y quería suicidarse.
Este excelente sacerdote lo escuchó, lo tranquilizó y lo bendijo. Hubiera deseado proponerle la confesión, pero el hombre era protestante. Esta simple conversación llena de confianza seguida de una bendición cambió el corazón del hombre que fue liberado de sus angustias y pudo volver a Dios de todo corazón. El sacerdote nos aseguró que era Teresita quien lo había llevado a la conversión, ¡ella, la especialista de los grandes pecadores! ¡Se transformó luego en el “más feliz de los hombres”! Ahora desea ser católico (nos dio permiso para publicar este relato). La gracia es contagiosa y fue comunicada a todo el grupo. En cuanto al sacerdote húngaro que acompañaba al grupo, maravillado ante la gracia en acción, confesó tímidamente que estaba preparando su tesis de doctorado sobre “Teresita de Lisieux y la Misericordia” y que se encontraba servido más allá de sus expectativas!

3 -  La noche del 1° al 2 de enero, fuimos a la Colina de las Apariciones junto con la vidente Marija, invitados por la Virgen. ¡También allí las gracias fueron más abundantes que la lluvia! Luego de la aparición, Marija compartió con nosotros el siguiente mensaje: “¡No olviden que soy su Madre y que los amo con tierno amor!”. Marija nos deseó un buen y santo año y nos habló de otro mensaje que la Virgen había dado al inicio de las apariciones y que era bueno recordar: “Queridos hijos, deseo que sean felices aquí en la tierra y conmigo en el Cielo”. El dos de enero, la vidente Mirjana Soldo tuvo su aparición mensual en el Cenacolo, en presencia de numerosos peregrinos venidos para el Año Nuevo. ¡Con alegría, pudimos depositar a los pies de la Virgen sus cartas y e-mails! Luego de la aparición, Mirjana compartió con las personas presentes este mensaje que debemos tomar en serio:
”Queridos hijos! Mi Hijo ha nacido. Su Salvador está aquí con ustedes. ¿Qué es lo que impide que sus corazones lo reciban? ¿Qué hay de falso en ellos? Purifiquen sus corazones mediante el ayuno y la oración. Reconozcan y reciban a mi Hijo. La verdadera paz y el verdadero amor, sólo El se los da. ¡El, mi Hijo, es el camino hacia la Vida eterna! Les agradezco.
 
El don que Dios hace al mundo a través de Medjugorje es inmenso. La Gospa nos ha dicho en repetidas oportunidades que estamos lejos de comprenderlo. Uno de los regalos que es ofrecido a quien quiera recibirlo es el de su bendición de paz maternal que ella da a diario a quienes abren sus corazones de manera especial en el momento de su venida. Los videntes lo dicen claramente, la inmensa gracia que ellos reciben cuando rezan con la Virgen, ¡es en efecto para cada uno de nosotros! Vicka lo explica así: “si tu abres tu corazón en el momento de la aparición para acoger a la Virgen, aún si no la ves, ¡recibirás las mismas gracias que nosotros, los videntes! No somos especiales, la Gospa quiere dar a todos sus hijos lo que nos da a nosotros. Pero para ello, ¡hay que abrir el corazón!”

4 -

Hay quien tiene una alarma que suena en el momento de la aparición (17:40 en invierno y 18:40 en verano, hora europea) y se recoge por algunos minutos para dejar que la Madre del Cielo los venga a bendecir, animar, consolar, fortificar, aclarar, en una palabra que venga a hacer su trabajo de madre de acuerdo a la necesidad más urgente que encuentra en sus hijos. Algunos se contentan con estrecharla silenciosa y amorosamente-

Como regalo de Año Nuevo, ¿por qué no tomar o retomar en nuestras vidas esta excelente costumbre de recogernos un breve instante a esa hora precisa del día? Nos detenemos para realizar una llamada urgente, ¡por qué no dedicarle unos momentos! ¡Qué felicidad para ella el poder visitarnos y tener nuestra atención! Su simple saludo puede cambiar nuestra vida como lo hizo con la de Juan Bautista. ¿Quién mejor que ella puede ayudarnos a terminar con lo que hay en nosotros de falso, sobre todo si esta falsedad es inconsciente? Por su simple presencia, su Corazón Inmaculado destruye cuanto hay de duro en nuestros corazones: el miedo, el odio, la impureza, y todo lo que nos impide recibir a su Hijo.

Querida Gospa, ¡te deseamos un año de alegría con nosotros, tus hijos!
Queremos vivir todo este año a la escucha de tu corazón de Madre.
Ven tú misma a acoger a tu Hijo en nuestras vidas, impídenos que lo ofendamos!

 Sor Emmanuel
©Children of Medjugorje 2006

PS1: Aquellos que aún desconocen esta tradición (también utilizada por santa Teresita de Lisieux en su Carmelo), pueden leer sobre ella en los reports de diciembre y de enero de años anteriores y bajar el listado de los santos de nuestro sitio web www.childrenofmedjugorje.com (Medjugorje Reports, Español, Archieve) o en el capítulo “Un compañero caído del Cielo” del libro Medjugorje, el Triunfo del Corazón, de Sor Emmanuel, Ediciones Paulinas.

PS2 El sitio oficial para santa Gianna es www.saintgianna.org. En este sitio encontrarán referencias de libros, videos y documentos sobre su vida, al igual que oraciones. (el sitio está en inglés).