15/04/2015 - Programa de la Visita Apostólica del Santo Padre a Sarajevo

papa1(1)Sábado, 6 de junio de 2015, a las 11 horas. El Santo Padre Francisco ha celebrado la Santa Misa solemne en el Estadio de Kosevo. Esta es su homilía:

"Queridos hermanos y hermanas:

La palabra paz se hace eco varias veces a través de las lecturas de la Escritura que acabamos de escuchar. ¡Es una poderosa palabra profética! La Paz es el sueño de Dios, su plan para la humanidad, para la historia, para toda la creación. Y es un plan que siempre cuenta con la oposición de los hombres y del mal. Incluso en nuestro tiempo, el deseo de paz y el compromiso de construir la paz chocan contra la realidad de muchos de los conflictos armados que afectan a nuestro mundo en la actualidad. Es una especie de tercera guerra mundial que se está librando poco a poco y, en el contexto de las comunicaciones globales, sentimos una atmósfera de guerra.

Algunos desean incitar y fomentar este ambiente deliberadamente, sobre todo aquellos que quieren conflicto entre las diferentes culturas y sociedades, y los que especulan con las guerras con el propósito de vender armas. Pero la guerra significa niños, mujeres y personas mayores en campamentos de refugiados; significa el desplazamiento forzado de los pueblos; significa casas, calles y fábricas destruidas; significa, sobre todo, un sinnúmero de vidas destrozadas. Ustedes saben esto muy bien, después de haberlo experimentado aquí: ¡cuánto sufrimiento, cuánto destrucción, cuánto dolor! Hoy, queridos hermanos y hermanas, el clamor del pueblo de Dios se eleva una vez más en esta ciudad, el grito de todos los hombres y mujeres de buena voluntad: ¡la guerra nunca más!

Dentro de este ambiente de guerra, como un rayo de sol perforando las nubes, resuenan las palabras de Jesús en el Evangelio: "Bienaventurados los pacificadores" (Mt 5, 9). Esta apelación es siempre aplicable, en cada generación. Él no dice: "Bienaventurados los predicadores de la paz", ya que todos son capaces de proclamar la paz, incluso un hipócrita, o un profundo mentiroso. No. Él dice: "Bienaventurados los pacificadores", es decir, aquellos que hacen la paz. La elaboración de la paz es un trabajo especializado: requiere pasión, paciencia, experiencia y tenacidad. Bienaventurados los que siembran la paz con sus acciones diarias, sus actitudes y actos de bondad, fraternidad, diálogo, misericordia... Éstos en efecto, "serán llamados hijos de Dios", porque Dios siembra la paz, siempre, en todas partes; en la plenitud de los tiempos, envió al mundo a su Hijo, para que pudiéramos tener paz! El establecimiento de la paz es un trabajo que debe llevarse adelante cada día, paso a paso, sin cansarse.

Entonces, ¿cómo hace uno esto? ¿cómo construir la paz? El profeta Isaías nos recuerda sucintamente: "El efecto de la justicia será la paz" (32:17). Opus pax justitiae ("el trabajo de la justicia es la paz"), a partir de la versión Vulgata de la Escritura, se ha convertido en un lema famoso, incluso proféticamente adoptada por el Papa Pío XII. La paz es una obra de la justicia. También en este caso: no es una justicia proclamada, imaginada, planeada ... sino una justicia para poner en práctica, viviéndola. El Evangelio nos enseña que el cumplimiento final de la justicia es el amor: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Mt 22:39; Rom 13: 9).

Cuando, por la gracia de Dios, realmente seguimos este mandamiento ¡cómo cambian las cosas! Porque nosotros mismos cambiamos! Aquellos a quienes he visto como a mi enemigo realmente tienen la misma cara que yo, el mismo corazón, la misma alma. Tenemos el mismo Padre que está en los cielos. La verdadera justicia, entonces, es hacer a los demás lo que yo quiero que me hagan a mí, a mi pueblo (cf. Mt 07:12).

San Pablo, en la segunda lectura, nos muestra la actitud necesaria para hacer la paz: "Pones a cambio ... compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia, soportándoos unos a otros y, si alguno tiene queja contra otro, perdonaos los unos a los otros; Como el Señor os perdonó, así también debéis perdonad vosotros" (Colosenses 3: 12-13).

Estas son las actitudes necesarias para convertirse en artífices de paz, precisamente, donde vivimos nuestras vidas diarias. Pero no debemos engañarnos a nosotros mismos pensando que todo esto depende de nosotros! Caeríamos en una moralidad ilusoria. La paz es un don de Dios, no en el sentido mágico, sino porque con su Espíritu que puede imprimir estas actitudes en nuestros corazones y en nuestra carne, y nos puede hacer verdaderos instrumentos de su paz. Y, yendo más lejos, el apóstol dice que la paz es un don de Dios, porque es el fruto de su reconciliación con nosotros. Sólo si logramos reconciliarnos con Dios podemos los seres humanos llegar a ser artesanos de la paz.

Queridos hermanos y hermanas, hoy le pedimos al Señor juntos, por medio de la intercesión de la Virgen María, la gracia de tener un corazón sencillo, la gracia de la paciencia, la gracia de luchar y trabajar por la justicia, de ser misericordiosos, para trabajar por la paz, para sembrar la paz y no la guerra y la discordia. Este es el camino que trae la felicidad, lo que conduce a la bienaventuranza.

Fuente: www.centromedjugorje.org