Cena benéfica de Red Gospa, nacida en Medjugorje, para destinar fondos a la evangelización

Irene y Nikola son un joven matrimonio que vive a caballo entre Gran Canaria y Medjugorje, donde se conocieron hace sólo cuatro años. Irene, que hacía su primera una peregrinación, encontró al hombre de su vida en Nikola, un exadicto serbio que daba testimonio de cómo salió del infierno de las drogas en la Comunidad del Cenáculo, a través de la “Cristoterapia”: sólo trabajo y oración. Muy pronto se dieron el ‘Sí, quiero’ y no dudaron en apostar todo a una carta: crecer como familia, dedicados a acercar peregrinos al lugar donde la Madre de Dios les trazó su camino hacia el Cielo.

Álex es un joven aventurero y soñador de origen rumano, experto en artes marciales y afincado en Valencia. El padre Luis es sacerdote de Cristo; humildad de cartujo, eficacia cartesiana y corazón de fuego hacen de él un cura irrepetible. Ambos son los impulsores del grupo Reina de la Paz en Valencia, adonde han llevado los mensajes y el amor de la Madre, removiendo los cimientos espirituales de una juventud que tiene sed de Dios; siendo mensajeros de ida y vuelta de la Gospa, para cuyo ejército han reclutado ya centenares de peregrinos.

Rafa y Lola están casados, tienen seis hijos y viven en Madrid; son una familia guadalupana que cada año, ‘veranea’ en Medjugorje, al frente de una peregrinación por carretera a la que cada año se suman más y más jóvenes y familias. Cada lunes a las nueve de la noche abren las puertas de su casa para el grupo de oración que acogen desde 2006, para rezar el rosario de la mano de María, como ella pide. Juntos, llevan adelante la Fundación Tepeyac, que a través de la formación y la orientación familiar, bajo el lema “descubre quien eres”, recuerda que en la vocación al amor de toda persona se haya su camino a la felicidad.

ALGO EN COMÚN

En la vida de estos cristianos de a pie hay un hilo conductor que une sus trayectorias: el amor inmenso de la Madre les ha llevado, a cada uno de una forma diferente, a convertirse en algo así como mediadores de la Mediadora, haciendo llegar a muchos sus mensajes como camino seguro hacia la santidad; llevando peregrinos a Medjugorje, pero también invitando a “vivir Medjugorje allá donde esté cada uno”.

De esa llamada común ha nacido en ellos la inquietud de que Medjugorje no se quede sólo en un lugar muy especial, de cuya visita se guarde un bonito recuerdo. Tienen claro que una peregrinación no es sinónimo de turismo religioso, sino el inicio de algo que dure toda la vida. Y perciben la necesidad de que la llamada de la Virgen pueda ser respondida, también, por quienes no disponen de medios económicos para hacer un viaje tan costoso.

RED GOSPA

De este fuego, encendido en sus corazones, nace el proyecto RED GOSPA, como respuesta a una llamada tan particular. Y para darlo a conocer, han organizado una cena benéfica cuyos beneficios se destinarán íntegramente a becas para peregrinos sin recursos, que se celebrará en un céntrico restaurante de Madrid en una fecha muy señalada: el 12 del 12 del 12.

Una fecha especial, no precisamente por las profecías de los mayas, sino por ser la festividad de Nuestra Señora de Guadalupe, que hace quinientos años trajo la paz al mundo y a los corazones de los hombres, junto con un mensaje que hoy está más vivo que nunca, en Medjugorje.

DE GUADALUPE A MEDJUGORJE

Durante la cena, nuestros protagonistas nos contarán los detalles de RED GOSPA y nos harán disfrutar de un evento en el que reinará la alegría. Habrá muchas sorpresas y, según hemos podido saber, se rifará entre los asistentes un viaje a Medjugorje para 2013. Además, podrán adquirirse los últimos éxitos editoriales de LIBROS LIBRES y preciosos regalos de la firma LLENADEGRACIA, cuyos beneficios también serán donados a la Fundación Tepeyac.

El evento tendrá lugar en el Restaurante LA FRESQUERA DE PONTONES, ubicado en la plaza de Francisco Morano, 3 de Madrid. El precio del cubierto es de 30 euros, y se puede ingresar la reserva en la cuenta corriente nº 0049 0262 07 2410353520 del Banco Santander, donde también se pueden hacer donativos como “fila cero”.

FRUTOS

Durante el año 2012, más de cincuenta personas pudieron peregrinar a Medjugorje con “beca”, gracias a la generosidad de muchas personas. Los frutos no se han hecho esperar. Vocaciones religiosas, conversiones, reconciliaciones matrimoniales...

El 12 del 12 del 12, en la presentación de RED GOSPA, nos contarán más.

Fuente: www.religionenlibertad.com
Rafa Lozano