Comentario del mensaje del 2 de mayo de 2015 - P. Jamut

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, comentó el pasado lunes 8 de junio en su programa "Sexto continente" de Radio Maria de España, que se emite todos los lunes a las 8:00 de la mañana, el inminente pronunciamiento de la Santa Sede sobre el estudio de las apariciones de la Virgen María en el pueblo de Medjugorje, de Bosnia-Herzegovina.

Monseñor Munilla recordó las palabras del Papa Francisco en el vuelo de regreso a Roma (Italia), tras su visita apostólica a Sarajevo (Bosnia Herzegovina), a propósito de las apariciones de la Virgen en Medjugorje: "Benedicto XVI en su tiempo creó una comisiónpresidida por el Cardenal Camillo Ruini y con otros cardenales y teólogos, especialistas… han hecho el estudio y el Cardenal Ruini ha venido a mí y me ha entregado el estudio después de tantos años, no sé, tres o cuatro años más o menos… han hecho un buen trabajo, un buen trabajo…".

"El Cardenal Müller -subrayó el Papa Francisco- me ha dicho que haría una “feria cuarta” en este tiempo y creo que se hizo el último miércoles del mes pasado, pero no estoy seguro".

Discernimiento sobre Medjugorje
"Estamos en un tiempo de discernimiento con Medjugorje- comentó el obispo Munilla en su programa de Radio María España-. Fue Benedicto XVI el que llevó el discernimiento a otro nivel distinto que el diocesano. Los obispos de Medjugorje habían sido muy contrarios al juicio sobre la apariciones. Benedicfto XVI entendió que se estaba alcanzando con el tema de Medjugorje un nivel, y consideró que no era prudente que se discerniese únicamente en el nivel diocesano; y llevó el discernimiento a la Santa Sede. Creó una comisión cardenalicia con un cardenal de absoluta confianza y madurez como es el cardenal Ruini".

Pros y contras...
"Hay opiniones completamente contrapuestas; muy contrarias como las de los obispos del lugar y, sin embargo, las hay también favorables".

Las favorables a Medjugorje...
"Entre las opiniones favorables de Medjugorje -señala Munilla en su programa radiofónico-, sobre todo el gran argumento es el de `por sus frutos los conoceréis´. Sin duda alguna, es el argumento más favorable a Medjugorje, por qué son muchísimos, y yo también me incluyo, de tantísimas personas que han ido a Medjugorje y han recibido un don de conversión, y ha dado muchos frutos de vocaciones y a todos los estados de vida, y ha renovado muchísimas comunidades. Ese es el gran valedor de Medjugorje: sus frutos".

Las contrarias...
"También tiene sus problemas como la complejidad tan gran de sus mensajes, y que se lleve 25 años sin terminar los mensajes, que es algo inusual en la Historia de la Iglesia...revelaciones privadas que se sigan produciendo, también una serie de secretos no revelados...".

Un discernimiento que no será definitivo
"En medio de ese discernimiento de pros y contras, la Iglesia está haciendo un discernimiento que no será el definitivo ya que el fenómeno de las apariciones no ha terminado. Entre los videntes hay algunos que no han terminado de recibir revelaciones particulares de la Virgen. Por eso, la Iglesia no va a dar un juicio definitivo".

Confianza en la Iglesia sobre su juicio
"Pero en medio de todo esto, quisiera subrayar la confianza en la Madre Iglesia sobre el juicio prudencial. Me parece muy importante a raíz de las palabras del Papa en el avión de vuelta de Sarajevo, que hagamos un acto de confianza en el discernimiento que la Iglesia está llevando en este tema. En la comisión hay cardenales de gran solidez como Ruini o Müller, y tienen datos muy superiores a los que tenemos nosotros... y mucho más objetivos que los nuestros, ya que cada uno de nosotros tenemos una visión subjetiva del tema", señala el Obispo Munilla.

"Fui a Medjugorje y tengo una proclividad positiva"
"En una ocasión fui a Medjugorje -continúa Munilla- y no voy a ocultar que tengo una proclividad positiva ya que he visto mucho bien espiritual que han recibido tantísimas almas, pero creo que eso sin más no debe ser un juicio de una cerrazón al discernimiento que la Iglesia pueda hacer; y hay tener esa proclividad para acoger todas las matizaciones que se pudiesen hacer. Esto es un signo de buen espíritu".

Acoger ese discernimiento con confianza
"Recuerdo que cuando nuestro queridísimo Papa emérito Benedicto XVI hizo aquel gesto impresionante de renuncia, recuerdo haber escrito una carta a todos los sacerdotes y parroquias de nuestra diócesis diciéndoles: `vaya ejemplo y signo de despojamiento que ha hecho Benedicto XVI´. Ha dejado patente que él ama a la Iglesia y no quiere nada para sí mismo. Y, entonces, invité a la diócesis a orar para la elección del nuevo Papa... Pedía disponernos a acogerle sea quién sea. Y cuando salga la fumata blanca, antes de que sepamos quién es el Papa elegido repiquemos todas las campanas de la diócesis. Vamos a repicarlas antes de saber cuál es el nombre del Papa elegido".

Confianza absoluta en la Iglesia
"Bueno, pues algo así debemos hacer con Medjugorje. El Papa ha anunciado que se va a dar una palabra a los obispos de orientación sobre Medjugorje, y se da a entender que no es una palabra definitiva... se dará a los obispos una palabra de orientación".

"Y con esa palabrita que ha dicho el Papa en el avión en su viaje a Sarajevo, ¿nosotros que debemos hacer? `Disponernos interiormente para acogerla sin predisposiciones, en un sentido u otro´".

Las reticencias de los obispos del lugar ha ayudado a Medjugorje
"Voy a decir una especie de convicción interior que tengo: que el fenómeno de Medjugorje haya tenido, por lo menos hasta ahora, una reticencia muy grande de los obispos diocesanos del lugar es providencial. Eso le ha ayudado mucho al mensaje de Medjugorje, por que esa especie de prevención o juicio crítico de los obispos del lugar le ha obligado a que la visita al Santuario de Medjugorje se centre no en el cúmulo de mensajes: que si un vidente ha dicho o no ha dicho, sino que se centre en lo espiritual, en el Evangelio, en la conversión, en los frutos de la conversión que Dios pide a cada uno de nosotros".

Sin ese freno hubiera habido un gran riesgo...
"Si no hubiese existido ese freno y esa reticencia de la Iglesia de Medjugorje hubiera existido un gran riesgo de que eso hubiese sido un gran show de las apariciones de la Virgen y, además, a una hora concreta y determinada se le aparece a uno, a otra hora a otro... hubiese sido algo desmadrado tipo show. Y, sin embargo, esa disciplina de la iglesia frena y ayuda a centrarnos en lo principal que es acoger el Evangelio y centrarnos en la conversión".

Ayudar a acoger lo que la Virgen quiere
"Seguro que el discernimiento que va a realizar la Iglesia nos va a hacer bien a los fieles en su conjunto, y a los que amamos a este santuario y hemos visto que muchas personas les ha hecho bien, nos va a ayudar para acoger lo que la Virgen María quiere hacer: que es conducir esta Iglesia hacia la Nueva Evangelización".

Creemos en la acción del Espíritu Santo
"Confiemos en la Santa Madre Iglesia ya que creemos en la acción del Espíritu Santo y en medio de todas nuestras limitaciones estamos siendo asistidos por el Espíritu Santo".

Un tuit del obispo
"Voy a enviar un tuit a las redes que diga: `Voto de confianza para acoger el discernimiento que el Papa ha anunciado que se emitirá próximamente por el Vaticano".

Fuente: www.religionenlibertad.org