Comentario del mensaje del 2 de noviembre de 2015