La adoración eucaristica perpetua, puerta al cielo