Mensaje del 25 de marzo de 2014

"Queridos hijos, también hoy deseo invitarlos, de modo particular en este tiempo, a orar por mis intenciones, por los planes que deseo realizar con el mundo, con esta Parroquia, con mi Iglesia. Queridos hijos, ¡oren y sean perseverantes en la oración! Gracias, también hoy, por haber respondido a mi llamado".